Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez desactiver vos / Por favor desactiva el Javascript![ ? ]
Elegir un smartphone Android vs. iOS vs. BlackBerry | Radioaficion Ham Radio

Elegir un smartphone Android vs. iOS vs. BlackBerry

Share

¿Se encuentra en el dilema de elegir un smartphone? ¿Le agobia la cantidad de información -gran parte de ella autopublicitaria- que encuentra en la red acerca de las diferentes opciones? ¿Quiere hacerse una idea rápida, sencilla y práctica del “state of the art” para poder elegir con cierto criterio?



Lo primero que hay que decir es que los tres sistemas presentan soluciones serias, funcionales y perfectamente satisfactorias. Hablaremos en muchos casos más de matices que de rasgos propiamente dichos. Por ejemplo: los tres sistemas reproducen video (algunos en determinados formatos) y audio a la perfección; los tres sistemas presentan un correo electrónico totalmente funcional y los tres admiten casi todos los tipos de conectividad disponible en el mercado. Hablamos, pues de tres soluciones en diferente grado de evolución pero lo suficientemente maduras para satisfacer a cualquier usuario avanzado de telefonía.

1. Primer Criterio: Abierto o cerrado

El mercado de los smartphones es amplio y está en crecimiento. De hecho, los tres sistemas operativos que aparecen en el título de este post no representan el 100% de las opciones. Me duele dejar de lado a Symbian, todo un símbolo en el pasado inmediato, de la mano de Nokia; y las opciones más modernas como MeeGo y Windows Mobile, que aún no representan una cuota de mercado comparable a la de los más populares.

Sin embargo, puede decirse que los tres elegidos son los sistemas operativos móviles más significativos en la actualidad. iOS y BlackBerry son sistemas cerrados exclusivos de Apple y Rim, respectivamente. Esto significa que, salvo excepciones, las personalizaciones, modificaciones, mejoras, parches y actualizaciones de ambos sistemas sólo pueden ser emitidas por la empresa responsable en cada caso. Android, en cambio, pese a ser propiedad de Google, es un sistema abierto en cuyo desarrollo participan varias empresas de hardware e incluso varios operadores de telecomunicaciones y una activa comunidad de usuarios.

Descrito así, Android parece tener ventaja sobre los otros dos sistemas. La discusión al respecto es amplia y continua, ya que la apertura conlleva fragmentación. El hecho de que cada modelo de teléfono, y dentro de cada modelo, cada operador de telefonía, tenga una versión del sistema operativo, que además puede personalizarse y retocarse siguiendo diversos protocolos, puede resultar perjudicial para el desarrollo del sistema por falta de foco. Por ejemplo: Samsung Galaxy S es un modelo de Samsung que monta Android. La ROM del sistema es diferente en Vodafone y en Movistar, por hablar del caso de España; seguramente, además, un operador actualizará la versión del sistema antes que el otro.

Por otra parte, el carácter abierto permite una gran variedad de hardware. Varias marcas de smartphones montan Android, con decenas de modelos de teléfono disponibles, lo que implica una gama de selección muy amplia. Los sistemas cerrados como BlackBerry e iOS sólo disponen de una marca, Rim o Apple y un reducido número de modelos disponibles. Si se decide por Android, podrá elegir entre Motorola, Samsung, LG, HTC, y un largo etcétera, cada una con un buen número de modelos disponibles que varían en cuanto a potencia, prestaciones, características (GPS, acelerómetro, cámara frontal, flash en la cámara, etc.). Si, por el contrario, le gusta BlackBerry, tiene del orden de una decena de modelos disponibles con diferentes prestaciones. Apple, por su parte, le ofrece en la actualidad dos modelos de Iphone con iOS: el iPhone 3GS y el iPhone 4.

En cifras, Nielsen (Nielsen Company es una compañía global de información y medios, líder en el mercado) ha publicado recientemente que Apple ocupa un 23% del mercado en Estados Unidos; RIM (BlackBerry), un 22%; y Android, un 44% creciendo respecto a los otros dos.

2. Segundo Criterio: Funcionalidad.

Lo que aquí comparamos son las capacidades de cada sistema; no las de los diferentes dispositivos, que pueden variar muchísimo según su precio. En realidad, se trata más de una filosofía de funcionamiento que de funcionalidad propiamente dicha.

BlackBerry ha preparado un sistema cerrado robusto y funcional. Falla poco y, cuando falla, lo reparan inmediatamente casi sin intervención del usuario. Las herramientas de sincronización que incorpora son igualmente robustas y funcionales. No requieren del usuario más que una atención mínima. BlackBerry concibe los smartphones como un elemento auxiliar de trabajo que no debe suponer merma alguna en la atención y el enfoque de sus usuarios. Son fáciles de manejar, tienen buenas capacidades multimedia y, sobre todo, no fallan (en general). Los dispositivos tienen una estética característica que los define, profundamente orientada a la ergonomía y la simplificación del uso; no a la personalización, ni a la adquisición de nuevas funcionalidades ni, desde luego, a ningún tipo de manipulación de los ajustes nativos del dispositivo. Además, BlackBerry dispone de un sistema de correo electrónico propio, que opera con gran seguridad a través de sus servidores. Los “hacks” de BlackBerry (manipulación no autorizada por Rim) son escasos y poco funcionales en comparación con sus rivales.

Apple, con su tradición profundamente innovadora, nos ha traído iOS, que supone el paradigma de los sistemas operativos móviles. Es el sistema que los demás quieren emular, lo admitan o no. Elegante, sorprendente y de manejo muy sencillo e intuitivo, iOS comparte su naturaleza cerrada con BlackBerry y, aunque el usuario dispone de numerosas posibilidades de personalización “oficiales”; es decir, admitidas por Apple a través de su plataforma de software AppStore, lo cierto es que la auténtica tripa del sistema es inaccesible a menos que someta su terminal a un proceso cuya legalidad ha sido establecida ya en los USA pero no en Europa; se trata del conocido jailbreak, que permite acceder al teléfono como superusuario y alcanzar toda la funcionalidad posible del sistema, a costa, evidentemente, de la estabilidad del mismo. Así, un usuario de iPhone sin jailbreak dispone de una herramienta muy funcional y personalizable, pero no sabe, por ejemplo, en qué carpeta de su sistema de archivos se guardan las fotos que hace con la cámara de su móvil. Tampoco es que necesite saberlo, dicho sea de paso, para poder disfrutar de esa característica, ya que cuando sincronice su iPhone con iTunes en su PC o MAC, obtendrá automáticamente todas sus fotografías. Con el jailbreak, en cambio, el terminal se convierte en un libro abierto y su funcionalidad puede ser desarrollada hasta sus límites.

Google y su Android presentan una opción abierta que amenaza, en un futuro próximo, con igualar en suavidad y experiencia de uso a iOS. Las posibilidades en cuanto a personalización son casi ilimitadas y aparecen nuevas aplicaciones diariamente, algunas de las cuales asombran a los usuarios. Uno puede usarlas o no, por supuesto, pero el carácter abierto del sistema no deja de obligar en cierta medida al usuario a tener que intervenir de forma más o menos continua en su terminal, por ejemplo para mejorar las opciones de sincronización, o actualizar los formatos de lectura multimedia o los ajustes del operador móvil con el que trabaja. De hecho, este último punto ha causado no pocos problemas: La experiencia de los usuarios del extraordinario terminal Samsung Galaxy S (el smartphone más potente del mercado en la actualidad) en España, ha tenido unos inicios marcados por continuos errores en los ajustes del operador móvil que derivaban en interrupciones del servicio, reinicio de los terminales y otras molestias que pueden seguirse en los abundantes foros especializados al respecto.

Un ejemplo: Si usted quiere ver un video codificado con un codec no standard, seguramente con BlackBerry no podrá; ni ahora ni en el futuro, porque Rim no incorporará la funcionalidad al ser de una necesidad claramente minoritaria. Con su iPhone tal y como viene en la caja, tampoco podrá. Es posible que alguna de las aplicaciones de la AppStore de Apple tenga la funcionalidad que busca, pero si es muy rara, habrá de encontrarla en las aplicaciones no oficiales de Cydia (la “tienda On Line” de aplicaciones para terminales con jailbreak). Si aún así no lo encuentra, lo tendrá complicado. Con Android es casi seguro que alguien habrá desarrollado una aplicación adecuada para visualizarlo. En cualquier foro de Android y Video le orientarán para solucionar su problema, con la implicación personal y el tiempo que ello conlleva por su parte.

Finalmente, los tres sistemas presentan sendas “tiendas oficiales” de aplicaciones para incrementar las funciones de los dispositivos móviles. iOS gana en número con más de 300.000 aplicaciones a 18 de octubre de 2010, frente a las más de 100.000 de Android (que empezó significativamente más tarde) o las más de 10.000 de BlackBerry (también retrasado con respecto a iOS en el desarrollo de aplicaciones). Cabría discutir sobre la calidad de las aplicaciones, su funcionalidad y aplicabilidad en una reflexión específica al respecto, peero se alargaría mucho y puede encontrarse mucho material en la red para ilustrar el tema.


3. Tercer criterio: El perfil de usuario

La viñeta anterior procede de una publicación de C-Section Comics en la que se ironiza sobre cómo se ven a sí mismos lod usuarios de cada sistema operativo móvil y cómo los ven los demás. Se trata, evidentemente, de sacarle partido a los tópicos y no hay que darle más importancia que la carga humorística que contiene.

El tópico y la realidad que conozco dicen que el usuario de BlackBerry concibe el móvil como herramienta de trabajo. No espera ninguna dificultad de su funcionamiento ni dedica demasiado tiempo a averiguar cómo se emplean las determinadas funciones. Estar conectado permanentemente es muy importante para su trabajo y sus principales focos de atención están lejos del sistema operativo de su móvil. Suelen ser ejecutivos de empresa, comerciales, técnicos; gente muy ligada a un trabajo que suele demandarles gran responsabilidad y desempeño. Este es el arquetipo; obviamente, encontramos usuarios de Blackberry en todos los sectores, desde el corporativo hasta los jóvenes estudiantes que aprecian la rapidez de manejo de la herramienta para escribir mensajes y correos.

El usuario tipo del iOS es un amante del diseño tecnológico. Le gusta Apple porque se siente innovador y disfruta con la tecnología desplegada en sus manos. Muchos sienten cierta desviación “geek” y realizan el jailbreak para saber hasta donde pueden llegar con él; a veces porque la nueva funcionalidad adquirida les viene bien; otras veces porque se sienten transgresores y eso les gusta. El espectro de usuarios de Apple es muy amplio. Hace poco leí que un porcentaje significativo de los compradores de iPad no habían descargado ninguna aplicación en los dos meses siguientes a su compra. Otros, por el contrario, le hicimos el jailbreak el primer día.

Android es, por el momento, más “geek” que las otras dos opciones. El usuario tipo disfruta flasheando la ROM, probando las nuevas aplicaciones y leyendo posts sobre nuevos desarrollos. A muchos no les importa que su terminal sea algo más inestable a costa de tener la última versión de Android portada de la ROM de un dispositivo diferente al suyo porque su marca aún no ha sacado la actualización oficial.

Vuelvo a decir que se trata únicamente de arquetipos. Dado que todos los teléfonos son distribuidos de manera normal por los operadores de telefonía, es evidente que habrá usuarios de todos los tipos y de todos los perfiles en cada sistema operativo. Espero que nadie se sienta perjudicado por la clasificación y, sobre todo, que esta sirva de algo a los indecisos.



Related Articles