Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez desactiver vos / Por favor desactiva el Javascript![ ? ]
El Receptor COLLINS 75A | Radioaficion Ham Radio

El Receptor COLLINS 75A

Share

LOS DIALES MECÁNICOS DE GRAN PRECISIÓN. EL RECEPTOR COLLINS 75A

Hoy en día los modernos receptores de radio incorporan un sistema de sintonía digital que permiten leer la frecuencia de recepción con gran precisión, e incluso que son capaces de mostrar el nombre de la emisora en el visor del sintonizador (esto para la banda de FM comercial, si la estación emite su identificación en el sistema RDS y el receptor dispone de RDS).

Pero antes de que se introdujeran los sintonizadores digitales, los diales de los aparatos de radio estaban realizados de manera mecánica, donde con un sistema de poleas y cuerdas de tracción se actuaba sobre los condensadores variables de los circuitos de sintonía, a la vez que desplazaba una aguja indicadora sobre unas escalas graduadas en el frontal del equipo de radio, escalas graduadas con las frecuencias de recepción (una escala por banda), y según qué modelos, incluso incluían los nombres de algunas emisoras de radio importantes.

Estos diales mecánicos no adolecen de la precisión de los modernos diales digitales, pero eran los que marcaban las diferencias entre buenos, medianos y menos buenos receptores de radio. Y hay que decir al respecto que como suele ocurrir en muchos casos, la tecnología militar acaba sirviendo para fines civiles, y esto fue lo que pasó con los sintonizadores mecánicos.

De todos los receptores de comunicaciones que se desarrollaron entre el inicio y el final, hubieron unos cuantos que aprovecharon parte de esta tecnología para aplicarla después al mercado de los equipos de comunicaciones y de radioaficionado en los años siguientes al fin de dicha guerra (en 1945). De las marcas que más destacaron en este aspecto, el desarrollo de equipos para aplicación militar, cabe citar a Collins, Drake, Hammarlund, Hallicrafter y otras. Pero de todas ellas la que marca auténticamente la diferencia en la búsqueda de la perfección absoluta es la marca Collins.

Collins sacó el receptor Collins 75A en 1946 recogiendo toda una tecnología que se había empleado para que los equipos militares pudieran asegurar la frecuencia de transmisión y de recepción dentro de 1 Khz de precisión. Hoy en día es un margen enorme, ya que los buenos equipos de comunicaciones y sobre todo los de radioaficionado trabajan con precisiones de 100 Hz (0,1 Khz) en las bandas de HF. Pero en aquella época, la precisión de 1 Khz era bastante difícil de conseguir.

El Receptor COLLINS 75A

Collins consiguió esta precisión en su modelo 75A de una manera muy ingeniosa, lo que hizo fue sustituir el clásico sistema de sintonía por condensador variable (que eran condensadores de placas paralelas donde un grupo de placas metálicas se puede meter y sacar entre las placas de otro grupo sin que se toquen, por la acción de un eje de giro) por un sistema de inductancia de bobina variable. Lo que se hacía era variar la inductancia de las bobinas de sintonía mediante la introducción de un núcleo ferromagnético móvil en el interior de la bobina. Esta técnica se conoce como PTO, Oscilador sintonizado por Permeabilidad (Permeability Tunning Oscilator). Es un cambio radical frente al concepto clásico de sintonía por condensador variable, sistema de sintonía empleado en los equipos de radio hasta entonces.

Esto permitió dos cosas: Por un lado obtener un margen de sintonía mayor, y por otro lado una gran linealidad de la sintonía. Esto último permitió que se pudieran dibujar las escalas indicadoras de los diales mecánicos con una división regular kilohercio a kilohercio a lo largo de toda la escala, y estas divisiones coincidían con la frecuencia real tanto al principio como al final de la escala (que es donde más imprecisión se da en la exactitud de la frecuencia de sintonía). Esto era muy difícil de conseguir, por lo que muchas marcas renunciaron a ello, además de que existían problemas de patentes. Collins sí lo consiguió en su modelo 75A, y la diferencia de precio con respecto a otros equipos similares de la época era de unos 100 dólares más de la época (que era bastante dinero entonces). Pero asumir pagar este precio era disponer de un equipo de radio que si se salía de una frecuencia y después se volvía a ella simplemente mirando el dial, se conseguía, cosa que no se conseguía con los demás equipos de radio de entonces.

original de  Xavier Paradell

Related Articles