Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez desactiver vos / Por favor desactiva el Javascript![ ? ]
Hallicrafters y William Halligan toda una vida dedicada a la radio | Radioaficion Ham Radio

Hallicrafters y William Halligan toda una vida dedicada a la radio

Share

Hallicrafters y William Halligan toda una vida dedicada a la radio

Para muchos de ustedes, sin duda, la marca Hallicrafters les traerá gratos recuerdos; y, para otros, no significará nada. Hallicrafters es una marca de equipos de radiocomunicaciones ligada a los comienzos de la historia de nuestro hobby, junto a otras como Hammarlund, Collins y Drake. Estas han sido desplazadas en nuestros días por las marcas japonesas. Solo Drake y Collins aún tienen presencia en el mercado. Drake fabricando receptores de HF y Collins con transceptores profesionales y militares.

Todo comenzó con el nacimiento de William J. Halligan (W9AC) en la primavera de 1899 en Boston, Massachusetts. Bill, en sus años de adolescente, se fascinó con la nueva tecnología de la radiotelegrafía. Ansiosamente recolectaba información sobre el tema en las revistas científicas de la época y en los pocos libros disponibles. A los 16 años se convirtió en operador inalámbrico en un barco de excursiones en el área de Boston, usando la señal de llamada 1AEH. Bill pasó sus años siguientes como operador en un sin número de barcos y sirvió también como radio-operador, durante la primera guerra mundial, en las costas de Escocia y en una base en Cape Cod.

Después de la guerra Bill asistió a la Escuela de Ingeniería Eléctrica en Tufts College y después a West Point, dejando esta última en 1922 para casarse con Kate Fletcher. Consiguió trabajo como reportero en un periódico de Boston. También escribía artículos para la recién fundada American Radio Relay League (ARRL). En 1924 se convirtió en Gerente de Ventas para su viejo amigo Toby Deutschmann, quien distribuía partes de radio importadas a los fabricantes de radios en Estados Unidos. Hacía 1928, el negocio de Toby marchaba muy bien. Entonces Bill decidió independizarse. Comenzó su propio negocio vendiendo partes directamente a los fabricantes de radios, decisión que lo llevó a trasladarse a Chicago; lugar en que estaban ubicados la mayoría de los fabricantes de radios. Durante tres años el negocio anduvo bien, pero en 1931 la depresión le dió duro a
sus clientes, llevándolo rápidamente a la bancarrota.

Siempre activo en la construcción y operación de sus propios equipos de radioaficionado, pero sin la posibilidad de continuar vendiendo suficientes partes de radio para pagar sus cuentas, Bill se inspiró en la construcción de receptores de radio hechos a mano, en esos años no disponibles en el mercado. Hizo varios en poco tiempo, empleando partes de la mejor calidad, pero sin hacer una producción masiva. Llamó a su nuevo negocio “The Hallicrafters”, nombre que salió de la composición de dos palabras “Halligan” y “Handcraft”, la segunda significa hecho a mano.

Sus primeros modelos fueron el S1 y el S3, construidos en una vieja planta en el 417 de la Calle North State. Rápidamente, la recién formada compañía Hallicrafters se llenó de problemas. Muchos de los radioaficionados a los que estaban orientados estos receptores todavía no se recuperaban de la depresión y no tenían dinero para comprarlos. Y como si esto fuera poco, la RCA se lanzó duramente contra Hallicrafters por infringir patentes, insistiendo en que no podían fabricar más radios hasta que no le otorgaran una licencia a Hallicrafters, cosa que no tenían intención de hacer. Bill no se dio por vencido, tomando cuantas órdenes fue posible, y contrató a un fabricante licenciado para construírselas en pequeños lotes de 50 o 100 radios.

Hallicrafters necesitaba una licencia para construir sus radios bajos las patentes de RCA. En 1933 Silver-Marshall Inc. se fue a la bancarrota y Bill vio una oportunidad para conseguirla. Bill y Hallicrafters tomaron Silver-Marshal Inc., renombrándola “Silver-Marshall Manufacturing Company” y operando desde la misma dirección de la calle North State. Esta relación también estaba plagada de problemas financieros y terminó en 1934.

Bill fue liberado de las obligaciones financieras con Silver-Marshall con la ayuda de Ray Durst, en esos años Gerente de Crédito de Clientes para la Echophone Radio Company. Echophone también estaba en problemas financieros, y, en términos prácticos, fuera del negocio. Tenía una planta de 50.000 pies cuadrados en el 2611 de la Avenida Indiana, y una buena licencia para fabricar radios. Bill estructuró un arreglo con el dueño de Echophone y las dos compañías se unieron, con Hallicrafters como socio mayoritario. Entonces Ray Durst se transformó en el Vicepresidente de Hallicrafters. Durante sus primeros meses la compañía fabricó radios para otros fabricantes con el fin de hacer caja y obtener liquidez. Solo a fines de 1935 comenzaron a producir su propia línea de receptores de comunicaciones.

El SX-9 Super Skyrider fue el primer modelo en ser producido en cantidades significativas. La política de Hallicrafters fue construir un producto de calidad con los últimos avances, pero a un precio razonable. Con esta política Hallicrafters se transformó en 1938, en el fabricante más popular de receptores de comunicaciones en los Estados Unidos, y comenzó a hacer negocios en otros 89 países. Bill decidió aplicar otra política: en la medida que aparecieran nuevos adelantos, sacaría nuevos modelos, en lugar de mejorar los ya existentes. Esto explica la gran profusión de modelos, que entre 1936 y 1938 llegó a 23.

Hasta 1938 solo produjo receptores y accesorios asociados, pero había llegado el tiempo de fabricar transmisores. El trabajo de diseñar esta nueva línea de productos le correspondió al recién contratado Bob Samuelson, que fue responsable de los diseños del HT-1 hasta el HT-14, y que rápidamente se transformó en el Ingeniero Jefe de la compañía.

La segunda guerra mundial tomó a Estados Unidos por sorpresa. Había una escasez de equipos de radio militar, lo que originó una gran demanda por parte del gobierno. Muchos de los productos Hallicrafters existentes se destinaron al uso militar. La compañía se adaptó rápido a estos nuevos tiempos y fue responsable de muchos diseños e innovaciones. Seguramente el más conocido fue el HT-4 o BC-610 y su equipo asociado usado en el SCR-299. La producción de equipos de radioaficionados se suspendió hasta 1945.

Después de la guerra se acabaron los contratos con el gobierno. Era el tiempo de volver a producir equipos de radioaficionados otra vez. Una nueva línea de productos de consumo era necesaria para satisfacer la demanda del público ansioso por productos que habían desaparecido en los años de la guerra. También comenzó a estar disponibles una gran cantidad de equipos de comunicaciones dados de baja después de la guerra, lo que hizo necesario mover la línea de productos hacia el consumo masivo. La vieja planta de la Avenida Indiana, que había servido bien durante los años de la guerra, debía ser reemplazada por una más moderna. Una nueva planta se diseño y construyó, la que serviría a la compañía en los siguientes 20 años. Los productos tomaron un “look” más moderno con la ayuda del diseñador industrial Raymond Loewy.

Uno de los primeros equipos de posguerra fue el popular S-38, primer equipo receptor de onda corta simple y económico que permitió a muchos iniciarse en la escucha de onda. Era un modelo de conversión simple, sin transformador, no muy estable, pero con buena sensibilidad y audio aceptable. Hallicrafters también comenzó a construir una nueva línea de electrónica de consumo, incluyendo radiofonógrafos, televisores, radios AM/FM, etc. Muchos de estos productos llevaban la marca Echophone.

La competencia era dura entre los fabricantes de electrónica de consumo, y la línea no despegó, pero se mantuvo en producción hasta fines de los 50´s. A pesar de eso la compañía estuvo mejor que nunca llegando a emplear a 2500 empleados hacia 1952.

Durante los 50´s se incorporaron otros miembros de la familia a la empresa, entre ellos Bill Jr, y se diseñaron y fabricaron algunos modelos de radioaficionados que se transformaron en clásicos como el HT-32 y el SX-101, algunos de los cuales todavía están en uso, mantenidos y operados por coleccionistas nostálgicos. En 1958 Bill se quiso retirar y la compañía se vendió. Poco se supo de esta transacción, pero aparentemente falló y los Halligans retomaron el control poco tiempo después. Los Halligans continuaron las operaciones hasta 1966, cuando la compañía se vendió a Northrop Corporation. Esto terminó para siempre la relación de los Halligans con Hallicrafters. Las ventas anuales de Hallicrafters comenzaron a descender desde 1970, terminado sus operaciones en 1988 después de varios cambios de propiedad y alejándose de su línea clásica de productos de comunicaciones.

William Halligan se retiró a vivir a Florida en 1975, falleciendo el 14 de julio de 1992 a la edad de 93 años, después de toda una vida dedicada a la historia de la radio.

Ref: Radios by Hallicrafters, por Chuck Dachis
Preparado por Patricio Oelckers, CE3EOA

Enlaces relacionados:

HALLICRAFTERS VIRTUAL MUSEUM

HALLICRAFTERS S40A Manual

Chuck Dachis: The Hallicrafter Collector

Hallicrafters Model SX-88 Communications Receiver

Halligan's Hallicrafters International

Related Articles