Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez desactiver vos / Por favor desactiva el Javascript![ ? ]
Satélites para radioaficionados | Radioaficion Ham Radio

Satélites para radioaficionados

Share

Satélites para radioaficionados

La era espacial, cuyo inicio marcó el lanzamiento del satélite artificial Sputnik en octubre de 1957, ha cumplido 42 años. Desde aquel sencillo «bip-bip» hasta los torrentes de información que reciben y emiten los satélites geoestacionarios de radiodifusión hay un largo trecho. Y de ese camino, los radioaficionados han trazado algunos tramos y han plantado algunos hitos. Además de los indudables y enormes servicios que prestan a la humanidad los satélites meteorológicos, de ayudas a la navegación y de vigilancia y gestión de recursos naturales, los radioaficionados activos en esa especialidad han contribuido y siguen contribuyendo en buena medida al avance de la tecnología necesaria para esa parcela de la comunicación.

Si bien la puesta en órbita de un satélite artificial es una tarea extremadamente compleja y costosa y, por lo tanto, casi completamente fuera del alcance de cualquier grupo de amateurs, el espíritu inquieto de la radioafición y la firme voluntad de contar con alguno de esos ingenios para uso de la comunidad de radioaficionados ha logrado, en numerosos ocasiones, alcanzar éxitos notables en esa actividad solicitando y obteniendo la colaboración desinteresada de personas y organizaciones de toda índole.

El satélite OSCAR-I fue el primer satélite para radioaficionados, puesto en órbita en diciembre de 1961 gracias a los esfuerzos de un grupo de aficionados americanos que lograron convencer al Gobierno de EEUU de la importancia de contar con la colaboración de los radioaficionados en ese nuevo campo y aceptara añadir una «segunda carga» a uno de sus cohetes; el modesto objetivo de ese primer satélite fue emitir la señal «HI» en Morse durante un corto periodo de tiempo. Y en 1969, bajo los auspicios de la IARU, se creaba la Amateur Satelite Corporation ( AMSAT ) que ha contribuido decisivamente al desarrollo de la tecnología necesaria para la explotación de ese medio.

La instalación de radioaficionado mínima necesaria para poder operar a través de satélites es bastante simple: una sencilla antena vertical colineal para V-UHF, un equipo bibanda V-UHF y un ordenador personal cualquiera son suficientes, por ejemplo, para contactar con toda Europa a través del repetidor de voz del satélite AO-27. La operación a través de satélites requiere, fundamentalmente y además de esa instalación mínima, información fiable sobre una serie de características de los satélites accesibles. Cualquier intento esporádico de establecer comunicación a través de cualquiera de ellos sin conocer las frecuencias de acceso (subida) y escucha (bajada) y los periodos de tiempo en que estas señales son accesibles está condenado, casi con toda seguridad, al fracaso.

La determinación de los periodos de tiempo en que un satélite está sobre nuestro horizonte y es, por lo tanto, accesible, no puede determinarse fácilmente sin la ayuda de un ordenador, al que hay que suministrar algunos datos para que pueda efectuar los cálculos precisos. Estos cálculos proporcionan, además, la dirección hacia la que hay que apuntar nuestra antena, si es directiva y otros datos de interés.

El aficionado deseoso de aprovechar esta interesante faceta de la radio debe preocuparse pues, en primer lugar, de dotarse de una instalación mínimamente eficiente y obtener, además, la información precisa. Esta información puede obtenerse de varios sitios: muchas revistas de radio (CQ Radio Amateur entre ellas) mantienen secciones fijas de satélites; hay varios buenos libros sobre el tema, entre los que puede destacarse el de Pablo Cruz, EA8HZ, titulado «Satélites de Radioaficionados», publicado por Marcombo Boixareu Editores y en Internet hay docenas de direcciones donde encontrar programas de PC para seguimiento de satélites ( por ejemplo: Instantrack o WiSP en ftp://www.amsat.org; Winorbit, en http://sat-net.com/winorbit/.

Ni que decir tiene que la posibilidad de sofisticación de una instalación de trabajo a través de satélites puede alcanzar grados superiores, añadiendo, por ejemplo, antenas directivas de todo tipo y orientables en dos planos y gobernadas por control remoto desde el ordenador mediante el añadido de los programas complementarios oportunos ( TrakBox, SatTrak, EasyComm, ARSWin, etc). En recientes números de CQ Radio Amateur se ha tratado este tema con cierta amplitud y para quienes puedan leer en inglés las fuentes de información son innumerables, tanto en la prensa escrita como en la red de Internet.

Articulos Relacionados con Satelites de Radioaficion...

Antena "IOoi" para trabajar los satélites de radioaficionado en la modalidad de fonía en FM

Antena 'CJU' LA ANTENA MÁGICA para trabajar los satélites LEO (satélites de órbita baja) de FM con una estación sencilla basada en un WT de 5 watios

Antena ARROW Una antena sencilla con la que podréis trabajar los satélites LEO de FM, "En mejores condiciones'" que una estación de base, con una inversión en muchos casos nula.

EQUIPOS DE BASE PARA TRABAJAR SATÉLITES

CAMBIA TU AMPLIFICADOR Y DIRECTIVA DE HF POR UN ROTOR DE ACIMUT-ELEVACIÓN. Existe una rama de nuestra radioafición, que nos permite contactar con estaciones del mundo entero, con menos de 60 W. y yaguis de menos de 3 metros de Boom.


Por qué no escucho al satélite

El objetivo de este artículo está dirigido a comprobar y verificar apoyándonos en cálculos simplificados y características de los equipos, el balance de potencias necesario para establecer de forma exitosa un radio enlace vía satélite y evitar en lo posible, repetir la mencionada pregunta: ¿Por qué no escucho al satélite? Para una buena escucha, además de un receptor con buena o aceptable sensibilidad, típica de 0,125 µV para SSB, y unos 0,2 µV para FM (10 dB SINAD para SSB/AM y 12 dB SINAD para FM), necesitaremos una antena con ganancia direccional, un cable coaxial de bajas pérdidas y posiblemente un previo de recepción con baja relación señal/ruido.
Por qué no escucho al satélite.... Miguel, EA1BCU

Related Articles