Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez desactiver vos / Por favor desactiva el Javascript![ ? ]
El futuro de la radioafición... | Radioaficion Ham Radio

El futuro de la radioafición...

Share

El Amateur Extra de Papel

El futuro de la radioafición...
El Servicio de Radioaficionados de los Estados Unidos de América no es otro servicio más para comunicadores. Existe para uso de experimentadores, desarrolladores de nuevas técnicas y operadores expertos en comunicaciones de emergencia. Este sistema es uno de los medios más efectivos para desarrollar las buenas relaciones entre países.

El Servicio de Radioaficionados existe debido a que el gobierno de nuestra nación cree firmemente que es un de los mejores, si no el mejor servicio de comunicaciones de emergencias que existen. Dicen los que saben que el gobierno no podría pagar por este tipo de servicios que ha estado siempre presente cuando hemos sufrido grandes daños causados por desastres naturales o terrorismo. El Servicio de Radioaficionados se considera el como un recurso nacional indispensable.

Es sabido por todos que el espacio en el espectro tiene un valor incalculable y que muchas compañías de comunicaciones están dispuestas a pagar cantidades exorbitantes de dinero a cambio de frecuencias en las distintas bandas de radio. Si analizamos este problema en detalle llegaremos seguramente a unas conclusiones que pueden ser nefastas para nuestro servicio. Veamos:


Los radioaficionados de hoy se alejan cada vez más del servicio público creyendo que la radioafición es otro servicio gratuito al que tenemos derecho y que su uso principal es permitirnos hablar a unos con otros. Las compañías multimillonarias pendientes a que se abra una grieta en el sistema, observan, escuchan y graban el contenido de los que se transmite en las bandas de radioaficionados. La calidad del contenido de las transmisiones por las bandas de radioaficionados se acerca cada día más a la calidad de las transmisiones en el sistema de las distintas bandas ciudadanas. Es posible que un día, estas compañías presenten suficiente evidencia a las autoridades como para que el gobierno decida darle mejor uso a nuestras bandas y a la vez añadir una buena cantidad de billones de dólares al as arcas gubernamentales. De ser este el caso los radioaficionados caeríamos en las banda de once metros junto a los demás operadores once metristas que allí operan.

El Servicio de Radioaficionados, dicen las autoridades, es un servicio auto-regulado, queriendo decir que los mismos usuarios del sistema, los radioaficionados, son los que deben asegurarse de que se cumplan las reglas, que se mantenga el orden y se cumpla con los principios para los cuales se creó el Servicio de Radioaficionados. La Comisión Federal de Comunicaciones interviene solamente en una última instancia. Esto suena muy bien pero... ¿No será que el propio gobierno se está haciendo de la “vista larga” para dejar que el servicio se deteriore y llegar al punto de verse obligados a eliminar el Servicio de Radioaficionados?

La Comisión Federal ha estado, de forma metódica pero firme eliminando los requisitos necesarios para obtener una licencia de radioaficionados. Ya escuchamos hablar de los “General No-code”, los Amateur Extra-No code y ahora se acuña la nueva “Extra Class de Papel”. Todo esto de primera instancia suena como un insulto, como una broma de mal gusto. Tenemos que aceptar que los tiempos han cambiado, que las reglas son otras y por lo tanto no debemos criticar al nuevo radioaficionado que obtiene una licencia cumpliendo con los nuevos requisitos. El pretexto de que... “yo tuve que aprender más, tuve que aprender CW, etc. no es una razón valida para menospreciar al nuevo radioaficionado.

En tiempos atrás había que estudiar mucho, había que dominar mucha materia, había que copiar telegrafía a altas velocidades para llegar a “EXTRA”, esa era la regla y había que cumplir con ella.
El radioaficionado por lo regular sabía lo que había dentro de la “caja negra” que compró. Hoy todo ha cambiado. Hay quien diga que los nuevos radioaficionados son “appliance operators”. Veamos el siguiente escenario… Antonio, por ponerle nombre, llega a una sesión de exámenes y solicita tomar el examen para la licencia “Technician”. Le presentan un examen escrito de 35 preguntas básicas y en unos minutos lo contesta y lo aprueba. Solicita el de “General” y hace lo mismo puesto que más del 33% del mismo es una repetición del anterior. Lo entrega, lo corrigen y le dan la buena noticia de que lo aprobó. Como ya había leído algo sobre las preguntas para Amateur Extra, se corre el riesgo de tomarlo también. Después de todo no le costará ni un centavo más. Trata de contestarlo, el 33% de las preguntas ya las conocía, otras las había aprendido y las que faltaban las adivinó... Antonio es una persona que con “todas las de la ley” se convierte en un radioaficionado con licencia “Amateur Extra”. ¡El haber aprobado todos los exámenes demuestra que es acreedor a su licencia!

Nuestro amigo Antonio ahora es un radioaficionado con la licencia y los privilegios más altos que se pueden obtener -- Amateur Extra – pero Antonio no tiene la menor idea de cómo se lleva a cabo un QSO. Antonio se convirtió en un “Amateur Extra de Papel”. Si analizamos bien el asunto, la verdad es que enfatizamos o más bien la FCC enfatiza, que los nuevos radioaficionados que no saben lo que es un QSO conozcan los micro-henrys, los ohms, “Smith Charts”, la exposición a RF y esquemáticos.

Antonio necesita ayuda, necesita un buen club, un buen ELMER que le ayude a lograr una buena formación. Un buen radioaficionado necesita obtener más conocimientos que los que se aprenden al tomar un examen. Los clubes tienen la gran responsabilidad de orientar, guiar y educar a los nuevos radioaficionados más allá de lo que exige los exámenes. No deben de forma alguna fomentar la preparación de nuevos candidatos memorizando preguntas y respuestas. Se debe promover el estudio y la preparación correcta.

Antonio fue invitado a un club, le dijeron que debía unirse, ... "debes venir a las reuniones, es muy importante. El club hace muchas fiestas y comelatas y lo pasarás bien junto a su familia", le dijeron. "El ambiente familiares es excelente", se lo aseguraron.

Antonio compro equipo, todo lo que le recomendaron en la tienda, instaló la antena que le recomendó el vendedor y por fin pudo escuchar algunas señales en su radio. Quería aprender más, volvió a la tienda por ayuda, el vendedor le dijo que no podía ayudarle, le recomendó varios libros y logró otra venta, después de todo, para eso están los vendedores, para hacer dinero para su patrono.

Volvió Antonio a su casa, leyó los libros, aprendió algo pero todavía no sabia como transmitir. Tenía todas las tablas de frecuencia y demás información pero aún no estaba claro que frecuencias debía usar cuando y que potencia o modo era el apropiado. Los amigos del club tampoco le ayudaron pues estaban más o menos en la misma situación.

¿Cuál fue el resultado final?
Antonio desmontó todo incluyendo su antena. Lo guardó y hasta el día de hoy no ha vuelto al aire ni por un segundo. Es por eso que encontramos en el record de la radioafición tantos indicativos durmientes que sólo aparecen como parte de las estadísticas que dormirán por los próximos 10 años hasta que desaparezcan para ser reemplazadas por otras, de otros “radioaficionados” que desafortunadamente entran en el ciclo de los ‘Nuevos General No-code” o los “Amateur Extra de Papel”

Es mi opinión que muchos clubes no están haciendo nada para remediar el problema mientras otros hacen algo pero no lo suficiente. La comunidad de radioaficionados debe promover y ayudar a las organizaciones que hacen algo y desarrollan mentores para llenar ese vacío. Después de todo, es la única forma que tenemos para evitar la desaparición de nuestro pasatiempo que está a merced de los mercaderas comerciales o al menos extenderle su vida útil.


Está en nuestras manos escoger buenos líderes capaces de desarrollar buenos programas educativos y también está en nuestras manos eliminar a aquellos que no lo hacen ya sea por que no quieren o porque son incapaces de dirigir su organización por buen camino. ¡Manos a la obra!

Hasta la próxima.
73,
Victor/KP4PQ

Related Articles