Please enable / Bitte aktiviere JavaScript!
Veuillez desactiver vos / Por favor desactiva el Javascript![ ? ]
Cacharreo de Caldas de Reis y el absurdo de LA RADIO ES CULTURA | Radioaficion Ham Radio

Cacharreo de Caldas de Reis y el absurdo de LA RADIO ES CULTURA

Share

QTC Magazine

EL RADIOAFICIONADO MANDA

Pues sí, señor. El radioaficionado manda. Con dos cojones, vive Dios. Os habréis enterado por los distintos medios -dos, por lo menos- que Don Gato ha vuelto a sacar el circo a la calle, como todos los años. Bueno, pues en el primer "simposium" realizado por nuestra Ilustrísima de las ondas hertzianas (uséase, Don Gato) acudió la i-m-p-r-e-s-i-o-n-a-n-t-e cantidad de unas 20 personas, tirando a lo mucho. Como sea que de estas 20 personas, unas 18 no eran radioaficionados (sólo comerciantes), pues nada. Que todo un éxito, vaya. A esto hubo que sumar lo ameno del programa presentado:

"Cómo escribir sobre radio, por Mí Mismo", "Cómo hacer buena publicidad en una revista", por Mí Mismo, o "Qué mal está la radio en este país, pero con la ayuda de la publicidad de mi revista, la levantaremos", también por Mí Mismo.

Con lo cual a los dos radioaficionados que fueron a ver de qué iba la movida, se les quedó cara de póquer. Y con razón. "-Esta es la radio, sí señor...", habrán pensado. Balance final: Dos radioaficionados menos. Dos lectores de "Don Gato Mensual" menos, y dos clientes menos (esto ´´ultimo, para los que tienen a bien vender equipos de radioaficionados). Lo dicho, toooodo un éxito.

Ahora bien... A unos 150 km. al Sur, según se llega a la localidad de Caldas de Reis y se tuerce a mano izquierda, un par de radioaficionados habían montado cuatro sillas raídas y dos mesas de cámping en el humilde patio delantero de un colegio de monjas, extendiendo encima de las mismas un par de tablas carcomidas, un pedazo del mantel de la boda de la abuela y encima, toda la quincalla que tenían para vender. Resultado: Que como el "evento" se había anunciado a los cuatrocientos vientos merced a las ondas hertzianas,y en menos de lo que se tarda en decir "patata" se había reunido allí la crema y nata de la radioafición de la comarca (unos 200 amigos), que también habían llevado sus juguetes usados, y acabaron conviviendo todos juntos en amor, compañía y respeto a la Naturaleza

"-Oye, tío... Vendo CD Callbook baratito..."; "-­Eh, BMA, que ese CD es mío, capuyo!" "-Oye, colega, que a este 7B le falta el medidor" "-­Joer, macho, si no te pirula, te j...!" "-Niños, niños, no me llenéis el patio de la escuela de colillas, ¨eh?".

Balance final: Unos sintiéndose más ricos por haber sacado dinerito, otros sintiéndose más ricos por haber conseguido quincalla guay para terminar de destrozar en el shack de casa, y todos sintiéndose más que ricos en amistad, convivencia y buenos modos (bueno, en ésto último, puede que exagere).

Y a qué viene todo esto... Pues nada. Que estoy pensando que lo de estos amigotes del colegio de monjas pudo haber estado pero que mucho mejor, si hubiese sido apoyado por algún "patrocinador". Porque... ¨Hubiera salido muy caro, alquilar cuatro puestos al aire libre, de ésos desmontables? ¨E instalarlos en cualquier parque forestal, o zona de esparcimiento pública -alamedas, estadios, pabellones, parques urbanos- con el permiso previo del Ayuntamiento pertinente? ¨Y habría salido demasiado caro, digo, pagar una pulpada, o unos pinchitos, o lo que fuese, para que los radioaficionados y los que no lo son acudiesen a pasárselo pero que muy bien? Yo creo que con unas cien o doscientas mil pelillas, sufragadas por una o dos importadoras y algún que otro comercio, se podría haber hecho algo más decente. Vamos, digo yo. Porque además, aprovechando la coyuntura, se podrían organizar charlas o demostraciones de equipos nuevos. Y es que la gente, cuando va a "jalar", usualmente se llevan sus orejas con ellos (y no me refiero al suculento postre carnavalero). Pero sobre y por encima de todo, está  el apoyo a la radioafición. Porque la radioafición, en su parte más intrínseca, es amistad pura y simple. ¨O no? Y si hay que promocionar la radioafición, habrá  que empezar por la base: Patrocinar la amistad y buena convivencia de los que usan los equipos para hacer radio. Porque señores, no olvidemos que para que se vendan equipos, primero tiene que haber radioaficionados. Muchos radioaficionados, de forma que se genere un cierto tráfico de equipamiento.

Y hace mucha falta promocionar la amistad, deportividad y buenas formas en las ondas. Porque no hay nada más deprimente que encender el equipo y escuchar cómo se dedican a "pisarse" unos a otros, a meter portadora a troche y moche, a mantener QSOs interminables en la frecuencia "triple-5", a interrumpir QSOs DX, a hacerse pasar por yanquis del otro lado del charco, a insultar, faltar al respeto, gritar, despotricar contra la URE, etc, etc. ¨Y todo esto a qué nos lleva? Pues sin duda ninguna, a poner en OFF el equipo. Y como la cosa se prolongue, incluso a desmontarlo, empaquetarlo, guardarlo en el desván y dedicarse al estudio de la impotencia senil en los escorpiones, que sin duda es algo más grato. (Es una forma de decir que dejas la radio a cojones, vaya. Solo que en finós.)

En mi modesta opinión de Agente Comercial, las "ferias del cacharreo" resultan lugares ideales para promocionar buenos equipos. Un posible asistente puede pensar más o menos lo siguiente: "-Si yo quiero comprar una nueva emisora, pero no tengo suficiente dinero, creo que no hay nada que pueda hacer, salvo ahorrar. Ahora bien, si  álguien me da veinticinco mil pesetillas por mi RCI-2950, y sumo esto a lo que tengo ahorrado, entonces tal vez pueda comprarme la TS-50 nueva que he visto en el puesto de "Radio Macuto Inc." Una venta más y un radioaficionado contento, puede que para muchos años.

Es muy gratuíto decir que la radio en este país va mal, cuando no se ha hecho nada para remediar la situación, salvo editar y llamar revista a un catálogo a colorines que no compra nadie. (Es otra cosa de la que hablar‚ otro día: "¨Por qué los importadores ponen su publicidad en una publicación que ni tan siquiera dispone de un control OJD?" Se admiten opiniones). Bueno, decía que éso, que en lugar de pasear el circo de las quejas por toda la geografía (cercana), sería mejor plantear cuestiones útiles a la Administración, como por ejemplo, qué se hace con el importe de los cánones que hay que pagar por las licencias. ¨Qué se nos da a cambio? Y lo de correos... ¨Por qué en los países menos desarrollados, los radioaficionados gozan de tarifa reducida en sus envíos, y sin embargo, en este país de Potentados hay que pagar un dineral para enviar una miserable tarjeta al extrajero? ¨Por qué la Administración no usa parte de lo que pagamos para sufragarnos una tarifa similar? ­Hacia esto hay que canalizar los esfuerzos, y no hacia la despotricación absurda y las quejas interminables (por de pronto, viejas y que aburren hasta a las piedras, a estas alturas).

Y es que claro, este Don Gato además ha cometido un error de bulto. Un error que no tiene que ver con la Radioafición en absoluto. Ni con los aficionados, ni con los comerciantes, ni con los fabricantes. Más bien tiene que ver con el dominio de la Lengua Española. Porque a las cosas, hay que llamarlas por su nombre. Es decir, al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios. Si este individuo hace un simpósium en el que trata únicamente temas de márketing, temas de publicidad, temas de negocios en la radio, entonces que llame a su simpósium "Foro del Importador", o algo así. Si da un premio al Radioaficionado del Año, me parece muy bien. Pero que se lo otorgue a uno que realmente lo sea. Lo digo porque el nombrado este año es un "ventisietero" (se lo digo con todo el cariño y respeto del mundo, que conste, yo también lo soy) de los de toda la vida. Muy activo, organizador de contests y cacerías por excelencia, y además una gran persona, pero que opera sólamente en la banda de 27 MHz. Entonces, y ya que se lo merece con creces, ¨no sería mejor darle un premio al CEBEISTA del Año? Por lo menos, quedaría más própio. Otro ejemplo más y ya termino con este rollo patatero... El premio a Diexista del Año, le fue‚ otorgado a una persona que no mueve la antena desde hace tres años, por lo menos. Sin embargo, es uno de los proveedores de su "departamento técnico de análisis analíticos". Bueno, pues entonces que le dén el premio al Proveedor del Año, que ya es la leche y que además, puede que el premiado le de un buen uso como motivo publicitario para su negocio, y todo. ­No, si por compadreo, que no sea, hombre!

Total, a mí personalmente, me parece que este Don Gato no distingue el culo de las témporas, con perdón de la expresión. No acaba aquí la cosa, porque se ha embarcado en una campaña de promoción nueva, similar a la que hizo en su día con el Shareware de la informática: LA RADIO ES CULTURA. Pues sí, señor. Hay que darle la Razón, porque no le falta un  ápice de ella. Radio Nacional de España (Radio 2) pone unas selecciones de música clásica realmente impresionantes. Mucha cultura, mucha. Ya veo que compartimos hobby, ¨eh, Don Gato? Mire, como me cae muy simpático, me voy a permitir darle un consejillo de los míos: Tome ejemplo de su própio eslógan y autoaplíqueselo, "amigo" mío, antes de que sea demasiado tarde.

­La radioAFICION es cultura, sí señor!. Apoyo la moción, Don Gato.

En definitiva y terminando, que es Gerundio. Los gatos callejeros suelen maullar por motivos bastante prosáicos (Una gata en celo, comida, porque les hayan pisado el rabo -con perdón- usando la rueda de un coche, etc). Nuestro amigo Don Gato simplemente maúlla por puro vicio, nada más y nada menos. Y lo triste es que sus mayores oyentes, entronados en los altares del "márketing profesional", le escuchan sin decir ni pío. Será  que están tan ciegos como él. En fín...

Moraleja: "Mueve más la radioafición unas míseras 200.000 ptas. que 2.200.000 ptas. de entradas para el circo". He dicho.

Fdo.: Manuel Novoa.

 

Related Articles